• No hay productos en el carrito

Blog

Reskilling & Upskilling: ¿En qué se diferencian?

Seguro que desde hace un tiempo hasta ahora has escuchado o leído (puede que incluso en múltiples ocasiones) alguna de estas palabras. Ambas se utilizan para hablar del aprendizaje, pero cada una lo hace en un sentido.

Por ello, quiero dedicar este post a definir estos conceptos y explicar qué diferencia existe entre los mismos. Así más adelante, si es un tema de tu interés, puedo continuar describiendo a fondo los detalles de cada uno de estos anglicismos que están tomando tanta importancia en el ámbito profesional 😉

Empezamos…

 

¿Qué es el Reskilling?

Reskilling, también conocido como reciclaje laboral, hace referencia al aprendizaje de habilidades y competencias para desempeñar un nuevo puesto o incorporar nuevas funciones dentro del cargo que se ocupe en la actualidad.

Estas habilidades se desarrollan a partir de otras que ya poseíamos, de forma que supone una mejora de la competencia general, amplía el expertise de la persona y le capacita para que pueda realizar nuevas tareas, o en su caso, para reubicarle en otro puesto.

En definitiva, es un proceso de anticipación que muchas veces suele llevarse a cabo cuando se necesita cubrir una vacante para la que no se encuentra al candidato/a adecuado/a.

 

¿Qué es el Upskilling?

Upskilling consiste en formar en nuevas habilidades y competencias a un/a profesional, las cuales le permitirán mejorar su productividad actual en el puesto y le facilitarán además la promoción interna dentro de la empresa. Así, al ampliar su conocimiento, los trabajadores perfeccionan no solo su desempeño, sino que también se les abre la oportunidad de progresar y desarrollar otras responsabilidades superiores, impactando positivamente en su carrera profesional futura.

Además, actualmente cada vez se requieren más perfiles multidisciplinares y los profesionales están continuamente adaptándose y trabajando en diferentes proyectos, algo a lo que el upskilling pretende dar respuesta.

Asimismo, gracias a la puesta en marcha de este tipo de acciones, los empleados optimizan su rendimiento, y es por ello que tienen bastante importancia a nivel estratégico y ayuda a apostar por el talento propio de la organización.

 

Vemos que los conceptos en esencia son similares. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre ambos? Pues fundamentalmente, la encontramos en el objetivo de la formación que se realiza. Es decir, mientras el reskilling busca formar a una persona para que se adapte a un nuevo puesto en la empresa, el upskilling trata de enseñarle nuevas habilidades para que mejore su rendimiento. Resumiendo, se suele decir que el primero crea profesionales más versátiles y el segundo más especializados.

Puesto que las acciones de reskilling y upskilling se convierten en estratégicas tanto para la propia empresa como para los trabajadores, tienen que ser parte esencial de sus políticas y actuaciones. Porque, por un lado, las organizaciones necesitan contar con profesionales cuyas habilidades se ajusten a sus necesidades y, por otro, el aprendizaje continuo ayuda a los empleados a mantener su cualificación actualizada e incrementar su empleabilidad.

En conclusión, el aprendizaje permanente es uno de los principales factores de productividad y sostenibilidad empresarial, y las corporaciones que adoptan esta filosofía como pilar estratégico de competitividad entienden que su éxito depende de una forma directa de las competencias de las personas que la constituyen.

 

Espero que este artículo haya sido de tu interés 🙂

¡Mil gracias por leerme!

 

“Los analfabetos del siglo XXI

no serán aquellos que no sepan leer y escribir,

sino aquellos que no sepan aprender,

desaprender y volver a aprender”.

Alvin Toffler