• No hay productos en el carrito

Blog

¿Gestión tradicional vs. Gestión por competencias?

Seguro que últimamente has escuchado hablar a alguien o leído algún artículo sobre Gestión de Recursos Humanos en base a Competencias, pero te pregunto, ¿sabes en qué se diferencia con respecto al enfoque tradicional?

El Modelo Tradicional de Gestión de Recursos Humanos tiene unas particularidades concretas en sus relaciones laborales, donde destacan la inflexibilidad, la estabilidad y la jerarquía. El trabajo que realizan los empleados, en líneas generales, es mecánico o repetitivo, por lo que no se fomenta la innovación ni se hace hincapié en su desarrollo. Se trata, por lo tanto, de un modelo de gestión administrativo, orientado a los puestos de trabajo, que tiene como objetivo principal el control y que evalúa el rendimiento en función de los resultados obtenidos.

Por otro lado, el Modelo de Gestión por Competencias se caracteriza por tratar de conocer y definir las capacidades que se necesitan para un determinado puesto de trabajo, y a partir de ahí lograr cubrirlo con la persona más adecuada para ello. En este caso el éxito de la organización radica en la calidad de su capital humano, como principal fuente de ventaja competitiva.

Vemos pues que la diferencia principal entre estos dos modelos se centra en la función que tiene el personal en la empresa: en el enfoque tradicional las personas son consideradas como un gasto, mientras que según el modelo basado en competencias son fundamentales para el crecimiento y la diferenciación de la compañía.

Para verlo más claro, en la siguiente tabla he desglosado la forma de proceder de ambos modelos según las políticas de gestión de Recursos Humanos:

Un modelo de gestión basado en normas, políticas operativas y excesivo control también tiene sus ventajas, claro, la principal es que puede ayudar a la consecución de los objetivos organizacionales; sin embargo, el mayor inconveniente es el escaso impacto que tiene en el desarrollo del personal, y que en consecuencia a medio-largo plazo puede incidir en la productividad empresarial.

En un entorno cambiante y con alto grado de incertidumbre como el actual, el factor humano y la adquisición de nuevas habilidades se han convertido en dos pilares esenciales para la creación de valor en la empresa. Así, el modelo de gestión del talento humano debe satisfacer las necesidades y los deseos de la organización, sin perder de vista el desempeño de sus colaboradores.

Por este motivo, y tras realizar el análisis, creo que el modelo emergente de Gestión por Competencias es idóneo, ya que fomenta la iniciativa, la innovación y la flexibilidad, haciendo pensar a las organizaciones en una planificación de los recursos humanos desde una perspectiva más amplia, que no es incompatible con el modelo tradicional sino que va más allá de este.

 

 

Espero que este post te sea de utilidad.

Gracias por leerme 🙂

 

“Prefiero tener mucho talento y poca experiencia

que mucha experiencia y poco talento”.

John Wooden