Blog

Coherencia como base del Liderazgo… ¡Por favor!

¡Cuántas ganas tenía de escribir sobre este tema! Y es que, llevo casi 2 meses inmersa en un proyecto de investigación que se está llevando a cabo en empresas andaluzas sobre Liderazgo, Competencias y Cultura Empresarial. Así que… ¡allá voy!

Desde mi punto de vista, para que el liderazgo sea eficaz y la persona que lidera un ejemplo a seguir, éste ha de sustentarse en una base sólida llamada COHERENCIA.

Vamos primero a desglosar ambos términos (Coherencia y Liderazgo), para ver qué significan estas palabras por separado:

 

El liderazgo es el conjunto de habilidades gerenciales o directivas que un individuo tiene para influir en la forma de ser o actuar de las personas o en un grupo de trabajo determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo hacia el logro de sus metas y objetivos.​

 

La coherencia es la cohesión o relación entre una cosa y otra. El concepto se utiliza para nombrar a algo que resulta lógico y consecuente respecto a un antecedente. Lo coherente, por lo tanto, mantiene una misma línea con una posición previa.

 

¿Cómo se puede aplicar esta definición a la figura de un líder?

 

Primero, éste debe ser totalmente coherente entre lo que exige a su equipo de trabajo y lo que aporta él al mismo. Además, el líder debe actuar en consecuencia con lo que piensa y asumir las consecuencias derivadas de ello, solo así tendrá CREDIBILIDAD.

Un líder coherente es aquel que, en lugar de hacer lo que le resulta más fácil o cómodo, piensa antes de actuar en las posibles consecuencias que pueden tener sus actos en los sistemas con los que interactúa para evitar así impactos no deseados. Por ello, un comportamiento coherente es resultado de un proceso integral, honesto y auténtico de relación entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.

 

El liderazgo está inevitablemente unido al bien común, en caso contrario, no se estaría liderando sino ejerciendo el poder… ¡cosa muy distinta!

 

Entonces, si el líder tiene un comportamiento auténtico y motivado por pensamientos y sentimientos positivos, dice lo que cree y cree en lo que dice, su influencia en el equipo será también positiva. Pero esto también funciona a la inversa, si existe falta de coherencia, ello influirá negativamente en el equipo.

La incoherencia es como la edad… al final se acaba notando 😉

 

Esta coherencia por parte de la persona que ejerce el liderazgo, requiere de la gestión eficiente de los equipos de trabajo, generar confianza entre el personal, concienciando de su importante papel en los resultados, y trasladando una visión compartida del futuro de la empresa, orientada hacia la consecución de retos y metas realistas. Además ha de fomentar la autonomía en sus actuaciones y la toma de iniciativas.

 

Pero, ¿cómo podemos reconocer a un líder coherente?

Pues con 5 sencillas claves:

En definitiva, la coherencia es lo que permite articular la teoría con la práctica, es un elemento fundamental para que el líder resulte creíble, íntegro y estimule al equipo a imitarle, ya que es precisamente esta coherencia la que genera confianza en el grupo, y a su vez es esta confianza la que facilita la comunicación y la influencia de sus mensajes.

 

¡Feliz día y gracias por tu tiempo!

 

“Sea ésta la regla de nuestra vida:

decir lo que sentimos,

sentir lo que decimos.

En suma, que la palabra vaya

de acuerdo con los hechos”.

Séneca

Sorry, the comment form is closed at this time.