Blog

¿Y ahora qué?: Aprende a gestionar los cambios

Constantemente se producen tanto cambios a nuestro alrededor… como también en nosotr@s mism@s. Además, resulta curioso que una parte de nosotr@s teme el cambio, tenemos nuestros hábitos, los cuales tienen su función, así como su parte positiva, ya que nos permiten estar dentro de nuestra “zona de comodidad”. Pero, por otro lado, también nos gusta la novedad, no queremos caer en el aburrimiento.

Ambas formas de “ver el cambio” conviven en cada persona.

Y en tu caso… ¿cómo afrontas los CAMBIOS?

Detrás de un cambio personal, se distinguen dos dimensiones. Una asociada a las circunstancias, condiciones y ambiente que cambia para la persona, que se refiere a lo estructural. La otra dimensión es el componente intrapersonal, la respuesta psicológica, que tiene que ver con el proceso de adaptación a la nueva realidad.

<El cambio profundo y real comienza con la revisión de nuestros mapas y paradigmas>.

Si clasificamos el cambio de alguna forma, podemos dividirlo principalmente en dos tipos que pueden influir en tu vida:

1. Un cambio personal provocado por ti, es decir, aquel que haces que ocurra con toda tu intención.

2. El que ocurre sin que intermedie tu intencionalidad, al que has de adaptarte sí o sí.

Es en este último en el que centro los consejos del post de hoy, ya que, como no somos nosotros quienes lo provocamos, es el que más resistencias supone.

Podemos afrontar este tipo de cambio a través de tres pasos:

1. Aceptar: “Aceptar” no significa “gustar”. Pensar que las cosas deberían ser diferentes no es atender al orden natural de las mismas. Este es quizás el paso que más cuesta andar, la buena noticia es que una vez dado … todo fluirá mejor.

2. Meditar: El dedicar un tiempo a relajarnos y a reflexionar objetivamente sobre la nueva situación, nos puede proporcionar una mirada más clara. Dar respuesta a ¿qué ha cambiado y cómo?, y ¿para qué ha cambiado?, nos ayudará a entender la estructura del cambio.

3. Ser flexible: Dejar que surjan las cosas. Significa tener la mente abierta,ver que existen otras posibilidades distintas a las que hasta ahora habías visto.

Espero, sobre todo si estás pasando por un cambio inesperado, que este artículo te sea de ayuda o de guía para aceptarlo, entenderlo, superarlo y salir reforzad@ de él.

Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho.

Oscar Wilde

Todo cambia nada es.

Heráclito de Efeso

POST A COMMENT